Interés Simple y Compuesto: Conoce las diferencias

Un interés es la cantidad de dinero que cobras o pagas, dependiendo de cada caso en particular, por el uso del dinero. Para todo cálculo de interés es necesario conocer tres factores fundamentales que son: el capital, la tasa de interés y el tiempo.

En este artículo te enseñaré lo que es el interés simple e interés compuesto, y cómo se calcula cada uno de ellos. Además, también tendrás ejercicios prácticos para afirmar los conocimientos del tema, así que sin más preámbulo comencemos…

Interés simple y compuesto

Qué es el interés simple y cómo se calcula

El interés que se genera al invertir o prestar cierta cantidad de dinero durante un plazo de tiempo se le conoce como el Interés Simple. Cuando se realizan este tipo de operaciones, el capital inicial permanece constante a través del tiempo (plazo) que dura la inversión o préstamo.

Basándonos en esto, el interés simple es muy diferente al interés compuesto, del cual hablaremos más adelante. El interés simple va dirigido normalmente a préstamos a corto plazo y que a su vez son gestionados por las empresas financieras.

De la misma manera se aplica también para el dinero invertido en periodos cortos en el tiempo. Es conveniente saber que el interés simple es utilizado en la capitalización simple para conocer cuál es el capital en un momento determinado luego al de la inversión.

El interés simple se expresa generalmente como un porcentaje. Y como vimos anteriormente, la tasa de interés simple juega un papel importantísimo en el cálculo de la cantidad de intereses sobre una inversión o préstamo.

Para conocer la cantidad de interés que se cobra o se cancela es necesario saber tres cosas esenciales: El capital, la tasa y el tiempo.

Teniendo estos tres factores podemos sustituir los valores en la fórmula del interés simple la cual es:

I = C·i·t

Siendo la C” el capital inicial, y es la cantidad de dinero que se invierte o se presta, y es la base sobre la cual se produce el interés.

La i” es la tasa de la tasa de interés, se expresa en tanto por cierto por unidad de tiempo, y generalmente es anual. Se puede expresar en semanas y meses.

Finalmente, la t” es el lapso de tiempo que ha transcurrido desde el momento de la inversión o préstamos hasta el retiro o pago. Es recomendable establecer las mismas unidades de tiempo para facilitar el cálculo.

Ejemplo de interés simple

Roberto quiere solicitar un préstamo al banco por unos 3.000 € pero al preguntar en su entidad de confianza le dan las siguientes condiciones:

  • Préstamo: 3.000 €
  • Tiempo: Un año
  • Tasa de interés: 7%

Si recordamos la fórmula: I=C·i·t y sustituimos podremos obtener el interés simple. Para este caso el capital (C) y el importe prestado o invertido son igual a 3.000 €.

I es la tasa de interés anual que para este ejemplo es del 7% y la t es el tiempo es de 1 año.

Sustituyendo estos valores en la tenemos:

I= C·i·t

I= (3.000)·(0,07)·(1)

Como resultado, I = 210€

Si Roberto acepta las condiciones dados por el banco, el interés que tendrá que cancelar es de 210 €, el tendrá que regresar el dinero que solicito prestado (3.000 €) más e interés calculo, en la que la I=210 €, en total deberá pagar 3210 €.

¿Qué es el interés compuesto y cómo se calcula?

El interés compuesto es el cálculo del interés que se realiza sobre el capital inicial, además del interés de los intereses acumulados en los plazos anteriores de un préstamo o un depósito. Para entender un poco mejor el concepto interés compuesto podemos considerar este interés como intereses sobre intereses.

A diferencia del interés simple, el interés compuesto crece de manera más rápida, ya que es un interés calculado tomando en cuenta solo la cantidad principal. También el interés compuesto se aplica no solo a los préstamos sino, además a las cuentas de depósito.

La capitalización influye en la velocidad en la que el interés compuesto se va acumulando. El interés compuesto crece proporcionalmente al número de plazos de la capitalización.

Para conocer la tasa del interés compuesto expresado en porcentaje, es importante tener en cuenta:

  • El capital inicial (Co), el cual es el dinero que se presta o invierte.
  • La tasa de interés (i), que es la cantidad de interés en porcentaje, es decir, en tanto por ciento por unidad de tiempo.
  • El tiempo (n) que es el tiempo que pasa entre la inversión o préstamo y la devolución o pago.

Al tener todos estos datos se sustituyen en la siguiente fórmula para obtener el interés compuesto:

I = Co([1+(i/100)]n-1)

De esta manera tan sencilla podemos obtener el interés compuesto.

Ejemplo de interés compuesto

Si Ángela deposita 6000 € en una entidad financiera que tiene una tasa de interés del 26% anual, y es capitalizable mes tras mes, si queremos saber cuál es el monto acumulado en 3 años debemos sustituir los datos en la siguiente fórmula:

Teniendo en cuenta que el Capital inicial (Co): 6000 €; n= 3 años =36 meses; i=0,26 anual= 0,02 mensual.

I= Co(1+i)n

I= 6.000(1+0,02)36

I=12.239,32

Ahora que ya sabes cuáles son el interés simple y el interés compuesto y la diferencia entre ambos podrás tomar decisiones acertadas, si es que quieres invertir o pedir un préstamo.



Compartir Artículo
POSTS RELACIONADOS
TE PUEDE INTERESAR